Juegos de cartas para jugar con niños con la baraja española

BlogJuegos&JuguetesSin categoría0 comentarios

La baraja española es el recurso que hemos usado todos desde niños para jugar a un montón de juegos.

En los últimos años he ignorado un poco la baraja española y la hemos sustituido por juegos chulísimos que hay ahora para niños. Tenéis algunos de nuestros favoritos en este post.

Pero tras jugar al gato cabra queso… me di cuenta de que era una manera moderna de jugar al reloj. Uno de los juegos de la baraja española al que jugaba de pequeña. Así que hace meses nos pusimos las pilas y les enseñé los juegos de cartas de baraja española que se pueden jugar con niños.

En pocos días aprendieron a jugar a muchos juegos. La baraja española ofrece tantas posibilidades de juegos que es ideal para llevar de viaje, a la piscina… Os dejo un listado de juegos de cartas de baraja española para jugar con niños, de más fácil a más difícil.

Como es la baraja española

La baraja española tiene 55 cartas divididas en 13 cartas de 4 palos más 3 rabinos. Los palos son: oros, copas, espadas y bastos. Para muchísimos juegos, se juega únicamente con 40 cartas: con 10 cartas de cada uno de los 4 palos, que serían A,2,3,4,5,6,7, sota, caballo y rey.

Las barajas (que seguro que tenéis por casa) de publicidad, suelen ser de 40 cartas, pero si quieres jugar al rabino, por ejemplo, tienes que comprar baraja completa de 55 cartas.

Aquí tenéis enlace a baraja completa de 55 cartas.

Juegos para jugar con niños con la baraja española

Hay tantos juegos, que seguro que me dejo alguno, pero a continuación os expongo varios juegos de baraja española, desde el más fácil al más difícil

Juegos fáciles de la baraja de cartas española:

Burro: consiste en conseguir 4 cartas del mismo número. Se seleccionan primero cartas para el juego, no se juega con toda la baraja. Si hay 4 jugadores, se seleccionan por ejemplo, los 4 ases, los 4 cuatros, los 4 cincos, y las 4 sotas. Se barajean y se reparten 4 cartas a cada uno. Una vez que cada jugador tiene sus cartas, empieza la primera ronda. Todos los jugadores a la vez se descartarán de una carta y se la pasarán al jugador de su derecha, de esta manera todos reciben a la vez una carta del jugador de su izquierda. Cuando reciben carta, la levantan la miran. Si alguno tiene 4 cartas iguales, como 4 ases, terminaría el juego gritando burro y poniendo la mano en el centro de la mesa. Si nadie tiene 4 cartas iguales, el juego sigue, pasándose cartas tantas veces como sea necesario. Cuando un jugador dice burro, y pone la mano en el centro de la mesa, los demás tienen que poner su mano encima rápidamente. Al último que ponga la mano, se le otorgará la letra B de burro. Perderá el que complete todas las letras por haber sido el último en poner la mano en cada partida. Este juego es muy fácil, pero al tener que ser veloces para poner las manos, a veces se enfadan por no tener tantos reflejos como los mayores.

Tonto: a este juego se juega con la baraja de 40 cartas, exceptuando de un As que no sea el de Oros. El As de oros es el «tonto», y hay que evitar quedártelo en la mano. Se reparten todas las cartas a los jugadores, y ninguno puede decir si tiene el As de oros. Cuando tienes las cartas en la mano, puedes ir descartándotelas haciendo parejas, parejas de treses, de sotas… pero nunca podrás emparejar el as de oros. Para conseguir hacer más parejas, tienes que robar una carta al jugador que elijas, puedes tener la mala suerte de robar el As de oros, si es así, no dices nada y dejas que siga la partida a ver si otro jugador te lo quita a ti. Ganan los jugadores que se hayan descartado de sus cartas haciendo parejas y no tengan el As de oros. Este juego es muy fácil, y a los niños les cuesta mucho mantener la discreción y no decir si tienen el As o no.

Asesino: se reparten tantas cartas como jugadores haya, pero no cualquier carta, hay que poner entre las cartas el As de oros, que será el asesino, y un Rey, que será el policía. El resto de cartas serán de cualquier número, hasta alcanzar el número de participantes. Cuando un jugador recibe la carta de asesino tiene que conseguir matar a los jugadores sin ser descubierto por el policía. Para matarlos, tendrá que guiñarles el ojo. También podrá hacer un compinche sacándole la lengua a un jugador, que matará también guiñando el ojo a los jugadores. El Rey tiene que descubrir al asesino. Lo podrá descubrir si lo ve guiñando el ojo a alguien o porque ha querido matarle a él. El asesino gana si ha matado a todos sin ser descubierto.

Reloj: a este juego se juega con todas las cartas. Se reparten a partes iguales entre los jugadores. En sentido de las agujas del reloj, cada jugador sacará una carta a un único montón diciendo en orden: reloj, as, 2, 3,4,5,6,7, sota, caballo, rey, reloj… Si la carta coincide con el número que te toca decir, pones la mano rápidamente sobre el montón de cartas, y último en darse cuenta de la coincidencia y poner la carta, se lleva todo el montón. El objetivo es ser el primero en descartarte de tus cartas. Este juego tiene una versión más moderna en el juego «Taco, cabra, queso, pizza».

Uno: igual que se juega con la baraja del Uno, se puede jugar con la bajara española. El objetivo es quedarte sin cartas. Se reparten 7 cartas a cada jugador y se deja una carta en medio de la mesa, y el montón de cartas sobrantes. Sobre esa carta que se ha dejado en la mesa, el primer jugador tienen que colocar una carta de su mismo palo o de su mismo número. Si no tiene, roba. Si la que roba le sirve, la pone, sino dice «paso». El siguiente jugador igual. Cuando no quedan cartas para robar, solo se podrá decir «paso». El jugador que primero se quede sin cartas, habrá ganado.

Chip: este es un juego de rapidez, principalmente hecho para 2 personas. Se reparten 20 cartas a cada uno, bien barajeadas y se colocan boca abajo delante del jugador. Cada jugador saca una carta el medio boca arriba, y 4 cartas cerca de él boca arriba, que intentará colocar sobre las cartas que hay en medio. Las colocará en orden ascendente o descendente. Por ejemplo, si hay un 4 en medio, podrá poner un 3 o un 5, y al gastar una de las 4 cartas que había descubierto, podrá sacar una carta nueva. Se pueden colocar cartas en cualquiera de los dos montones, en el que has empezado tú y en el que ha empezado tu contrincante. Si os quedáis sin posibilidades de poner más cartas, cada uno se llevará el montón que había iniciado. Si en algún momento en los dos montones hay un carta del mismo número, se grita chip y se pone la mano en medio. El último en poner la mano, se lleva los dos montones. El primero que se quede sin cartas, ganará.

ejemplo de partida a los seises

Cinquillo y los seises: ambos juegos son muy parecidos. Una vez más el objetivo es quedarse sin cartas. Se reparten de 5 a 7 cartas, dependiendo de los jugadores, y se dejan cartas en el montón de robar. Empieza el que tenga un cinco (da igual cual) en el cinquillo, o el 6 de oros en los seises. A partir de ahí hay que sacar los otros cincos o seises, e ir completanto todo su palo. Si está puesto el 5 de bastos en el cinquillo, se podrá colocar el 4 de bastos o el 6. Que no tienes otro cinco, ni esos dos números de bastos, robas, y si puedes colocar la robada, la pones, y sino, pasas. El primero que se quede sin cartas, gana. Al principio es un juego sencillo, pero puedes echarle estrategia, eligiendo que cartas poner antes según las cartas que tú tengas, de manera que puedas perjudicar a tus adversarios.

Mentiroso: este juego es mejor si hay más de 2 jugadores, y se juega co. la baraja de 40 cartas. Se reparten todas las cartas, y hay que ir echando boca abajo cartas a un montón. Empieza uno y dice «echo dos reyes». El siguiente jugador tiene que decidir si cree que es verdad y son dos reyes, ha mentido, o sigue echando él reyes (o mintiendo). Si levanta las cartas del jugador anterior, y el anterior había mentido, el mentiroso se lleva todas las cartas del montón, y empieza el jugador que se la había levantado diciendo algo nuevo «un cuatro». El siguiente jugador no le levanta, y dice «dos cuatros más», y se puede seguir así hasta que un jugador decide levantarle al anterior porque cree que miente. Si miente, se lleva las cartas el mentiroso, si había  dicho la verdad, se queda las cartas del montón el jugador que ha levantado. Cuando uno consigue tener 4 cartas iguales (4 cincos, 4 caballos…) se las descarta, y así se va jugando cada vez con menos cartas. El jugador que se quede sin cartas, gana. Se puede hacer una variante, y hacer que los ases sean comodines, y se puedan utilizar como cualquier número.

Los juegos que son un poco más difíciles, los dejo para otro post, para poderlos explicar bien, serán: Guiñote, Tute, Chichón, La escoba, Rabino español, Rabino francés, Carta corrida (carabi).

Si quieres conocer otros juegos de mesa os dejo varios enlaces:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúas navegando, estás aceptando su uso. OK | Más info