5 cosas básicas del método Montessori para hacer en tu casa

BlogeducaciónMaternidad0 comentarios

Hay muchas cosas que me encantan de la educación Montessori ,aunque no soy una fiel seguidora 100% ,  y me faltan muchísimas cosas por saber y aprender, pero muchas cosas hay que intento hacer con los peques, sobre todo porque me parecen muy razonables y muy respetuosas con el desarrollo de los niños.

Por eso os quiero contar varias cosas que podemos tener en cuenta de esta corriente educativa para hacer con los niños en casa.

Ya sabéis que la filosofía educativa Montessori trata de

  • Seguir el ritmo de los niños,
  • Favorecer su autonomía,
  • Tener un ambiente preparado para el niños que sea sencillo, simple, ordenado y a su alcance.

Por eso en casa podemos preparar varias zonas sencillas al estilo del método Montessori,sobre todo para favorecer su autoridad, para que sean responsables de sus cosas, y que vean que su opinión y su punto de vista está tomado en cuenta. Veamos que podemos hacer en nuestras casas:

 

Armario adaptado a los niños

Para favorecer su autonomía, para darles poder de decisión, podemos adaptar el armario para que sean ellos mismos los que gestionen sus prendas a la hora de vestirse, que puedan elegir y que sepan donde está cada cosa para también poder aprender a recogerla.

Los armarios no suelen estar a la altura de los niños, por lo que podéis escoger una zona que sí sea accesible para ellos y dejar allí la ropa de temporada que pueden escoger cada mañana.

A veces los niños no eligen muy bien sus prendas si nos basamos en criterios de moda o en la temperatura que hace fuera. Por ejemplo, igual quieren ir en sandalias un día de lluvia, o con gorro en pleno verano. Por eso está bien dejarles acceso a las prendas adecuadas, o hacerles entender primero lo que es adecuado y lo que no para que las próximas veces sean conscientes.

Zona de juegos en el salón de casa

Zona de juegos

Aunque no tengáis los juegos y juguetes de los niños al estilo de los materiales de educación Montessori, o no sean todos de madera, o educativos, no pasa nada. Mi casa no es 100% Montessori pero intento aplicarlo en lo que puedo. Lo importante es que cada cosa tenga un lugar y su función. Además muchos juguetes de los niños son regalos que nosotros no elegimos, pero son sus juguetes y hay que respetarlos (Este artículo me pareció muy interesante al respecto sobre los regalos que no “encajan” con nuestro punto de vista, es de Pequefelicidad)

Son ideales las estanterías abiertas, donde cada espacio vaya destinado para un juego o material, así será más fácil de encontrar y recoger. Y de nuevo, que esté todo a la altura de los niños.

Biblioteca

En nuestra casa hay muchos libros infantiles, no conseguimos deshacernos de ninguno, pero es que todos tienen un algo que les encanta.

Cuando guardamos los libros al estilo “adulto”, colocados uno al lado de otro de perfil, es una manera útil de ocupar poco espacio. Pero los niños no saben leer, y les puede costar más encontrar un libro o colocarlo en su lugar. Por eso hay estanterías tipo especieros de Ikea, tipo sujeta cuadros, o bancos de cuentos, que van ideales para estanterías de libros para los niños. No caben muchos libros, pero quizá cada semana podáis variar los que tenéis a la vista para que vayan rotando todos los que tenéis en vuestra biblioteca. Os dejo algunos de los títulos de nuestra “pequebiblioteca”

Zona de comer

A la hora de comer, desde que los peques tienen apróximadamente 4-5 meses pueden formar parte de las comidas. Al principio como meros espectadores, pero como uno más en el momento de comer que es tan importante para la alimentación y la socialización familiar.

Con tronas donde ellos puedan estar cómodos cuando se sienten, conforme crecen, que puedan subirse y bajarse solos... Y una vez comiendo, dejándoles a ellos experimentar con la comida, alimentarse solos, gestionando los trozos de comida. A esto se le llama Baby Led Weaning. Para que no tengamos que preocuparnos por platos rotos o ropa sucia, tenemos que ser previsoras: buscar un buen babero, platos que se peguen a la mesa… Y conforme crecen cubiertos adaptados a los niños: que no corten mucho y que sean manejables.

Además nos pueden ayudar a cocinar en la medida posible sin riesgos, para ello podemos tener un banco, una torre de aprendizaje que se llama ahora, para que estén a nuestra altura y la de la encimera y puedan subir y bajar solos, con la seguridad además de no caerse cuando están arriba. En ikea venden unos taburetes de madera ideales para que puedan llegar a la altura de la encimera. Hay quien los rediseña para hacerlos torres de aprendizaje.

Hora del Baño

A la hora de bañarse quizá hasta que no tienen un año no son capaces de pasarse la esponja, o no empiezan a cepillarse los dientes. Pero desde que vosotros lo veáis factible, estaría genial tener un baño con lo necesario para que ellos estuvieran cómodos: un taburete para que lleguen al lavabo, un espejo a su altura, jabón fácil de sacar… Mucha gente lo que hace es adaptar la zona del bidet (que pocos usan), como lavabo infantil. Está perfecto para su altura. Poniendo un espejo delante, y un pequeño estante con sus cosas: peine, cepillo de dientes, colonia, crema…

Cuando llega el momento de la operación pañal hay que facilitarles a los peques la tarea de ir al baño, en primer lugar poniéndoles ropa que sea fácil de ponerse y quitarse ellos, y en el baño poniendo un orinal a su alcance o un reductor para que usen el wc más cómodamente. Conforme crecen, aprenden la manera de usar el baño y son más autónomos y resueltos. La foto es de un post de Ikea que podréis leer pinchando sobre ella. Nosotros tenemos lo mismo en casa: tabuerete, orinal, reductor de baño, toallas con capucha, etc.

Que tenemos nosotros en casa

El armario de mi hija es más difícil de adaptar, pero lo conseguimos hacer más accesible a su altura dejando una de las puertas preparada para sus prendas de ropa de diario. Además al ser más mayor ella sola se apaña para buscar un tabuerete o algo que la alce si ve que no llega a algo. El armario de mi hijo tiene más cajones abajo, y ahí tiene toda la ropa necesaria en 2 cajones. Él sabe donde está todo, y es muy suyo, así que todas las mañanas se encarga de buscar incluso los calcetines, ¡no puedo elegirle nada!

Ahora tienen todo plegado según el método konmari, y parece que nos va bien.

En cada baño hay un taburete para que lleguen al grifo a lavarse. En uno de ellos pusimos un pequeño espejo extra pegado debajo del que había, porque sino no se veían. Y en la estantería guardamos una caja con pinzas de pelo de la mayor y otra con colonias y cremas. Ellos tienen controlado donde están todas sus cosas.

En la cocina hemos ido evolucionando con ellos. Hemos pasado de tronas a sillas altas, a las que se pueden subir y bajar solos, sin ataduras y sin bandeja. Cuando quieren colaborar en la cocina, les ponemos el taburete de madera de Ikea, sino ahora, con las sillas altas también pueden llegar bien.

En la zona de juegos os diré que es complicado tenerlo ordenado en cestos, según materiales… porque al final tienen juguetes diferentes y no 100% materiales estilo Montessori. Construcciones, muñecos, cocinita, animales… juegan con todo un poco.

Al final el Método Montessori lo que defiende es seguir el ritmo del niño, por lo que tenemos que dejar de pensar como adultos y pensar como niños para poderles dejar las cosas a su alcance y que puedan acceder a ellas. Eso hará que sean más conscientes de donde están sus cosas, donde se recogen, que se necesita en cada ocasión, etc.

En vuestras casas ¿seguís alguna pauta del método Montessori?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúas navegando, estás aceptando su uso. OK | Más info