Trucos para conseguir no llegar tarde al cole

BlogMaternidad0 comentarios

Llegar tarde al colegio con los niños es algo que creo que nos ha pasado a todos alguna vez, ¿verdad?

No es que queramos llegar tarde al colegio por gusto, ni queremos que a los niños les llamen la atención al respecto, pero hay días que se hace imposible llegar a tiempo al colegio.

Motivos por los que llegamos tarde al cole:

  • Las sábanas nos impiden salir de la cama
  • Los niños han pasado mala noche por resfriados y justo cogen el sueño un rato antes de que suene el despertador
  • El despertador no estaba programado
  • El desayuno no es del gusto de los niños
  • La ropa no es del gusto de los niños ese día
  • Ganas de hacer pis o caca justo cuando vas a salir por la puerta
  • Lluvia inesperada y hay que ponerse a buscar el paraguas
  • El hermanito bebé justo se hace caca de las que se extienden por todo el cuerpo
  • Porque no quieren ir al cole
  • etc.

Y así podría seguir enumerando muchos más motivos por los que en alguna ocasión hemos llegado tarde al colegio.

Trucos para no llegar tarde al colegio

Os voy a contar varios trucos que usamos para intentar no llegar tarde al colegio, aunque cada día es diferente, y vamos aprendiendo nuevos trucos para prepararnos más ligeros.

1.-Repetir la misma rutina cada día

Al principio de cada curso cuesta aprender un poco la rutina de cada día, así que es buena idea comentar con los niños por la noche lo que haremos por la mañana, e intentar seguir siempre el mismo patrón. Por ejemplo:

Levantarse – ir al baño – vestirse – desayunar – poner abrigo

En cada casa lo haréis de diferente manera, igual preferís que los niños se vistan después del desayuno, por ejemplo.

Podéis incluso hacer una tabla de rutina con dibujitos con la que jugar y trabajar por las tardes, para que ellos vayan interiorizando la dinámica mañanera. Os dejo aquí un ejemplo de rutina, con dibujo de niña y de niño. Podéis imprimirla, hacer tarjetas y que sean los niños los que la ordenen y la peguen en la nevera por ejemplo. Depende de como os organicéis podéis añadir ratos de juego también. Las imágenes son de freepik, que hay ilustraciones majicas gratuitas.

2.-Ser previsores y madrugar más

Esto va primero por los padres. Si nosotros como padres nos levantamos aunque sean 15 minutos antes que los niños, podremos estar vestidos y con el desayuno preparado para cuando ellos se levanten. Si además sabemos que nuestros hijos son de ritmo lento, que les cuesta salir de la cama, o vestirse o desayunar, será mejor que aunque estén durmiendo plácidamente, los despertemos con tiempo suficiente para que puedan ir con la calma que a ellos les gusta.

3.-Levantarse con música

Niños y mayores a veces nos levantamos de mal humor porque querríamos seguir durmiento, ¿verdad? Podemos ir probando la manera de despertarnos que no nos “asuste”, y que haga nuestro despertar más armonioso. Puede ser poniendo canciones que nos gusten, sonidos de agua, de pajaritos, etc. Es cuestión de ir probando, o incluso preguntarles a los niños por la canción que quieren oír al día siguiente, para que así acertemos seguro.

4.-Elegir desayunos que les gusten

Olvidaros de eso de que el desayuno es la comida más importante del día. Es importante igual que cualquier otra, o eso dicen ahora los nutricionistas. No hace falta desayunar como un rey y cenar como un pobre. Hace falta desayunar saludable y agusto.

En mi casa el fin de semana podemos ofrecerles a mis hijos más cosas, pero entre semana con la velocidad de prepararnos para ir al cole, siempre acaban tomando un vaso de leche con alguna galleta, tostada, bizcocho casero, cereales… Entre semana pocos días conseguimos un desayuno mejor. El fin de semana sí toman zumo, fruta, tostadas… Pero porque hay tiempo de negociación y tiempo de sobra de desayunar. Una cosa que les mola es desayunar con sus propias tazas, cada uno tiene la suya, y ojo no se la cambies.

5.-Dejar preparado todo lo posible por la noche

La ropa de los niños, la mochila, las zapatillas, el agua, la bata… Dejar todo lo posible preparado antes de dormir para que cuando uno se levante no tenga que ponerse a buscar la ropa que toca para el cole.

Si vuestros hijos son como el mío, que le gusta elegir su ropa de cada día (incluyendo calzoncillos y calcetines), os recomiendo que dejéis en el armario a la vista la ropa que sea adecuada a la temporada, para que no le de por coger algo de verano en invierno o a la inversa. Y sino, que la deje elegida la noche de antes, así si hay que hacer alguna negociación, no vais con la prisa de intentar no llegar tarde al colegio.

6.-Conseguir que hagan cosas de manera autónoma

Si solo tienes un hijo es más fácil vestirlo, abrocharle, ponerle el calzado… Pero si tienes varios valorarás mucho que sepan hacer cosas de manera autónoma para no ir detrás de ellos con cada mini cosa. Por eso va fenomenal que sepan lavarse solos la cara, calzarse, ponerse el abrigo… cosas sencillas que harán que tú puedas ir haciendo otras cosas. Cosas básicas como ponerte tú el abrigo 😉

Si queréis saber como facilitar la autonomía a vuestros hijos os dejo este post.

7.-Ir al cole en algún vehículo, como en patinete

Sobre todo cuando no hace excesivo frío, va de lujo ir al cole en patinete, bicicleta sin pedales, bicicleta… De manera que se avanza más rápido, además de que el camino se convierte en un juego, no en una carrera de obstáculos para llegar al cole a tiempo (los obstáculos son: ponerse a mirar hojas de árboles o coger piedras por ejemplo).

 

Decidme que alguna vez vuestros hijos han llegado tarde al cole también, y que hacéis para conseguir llegar a tiempo por las mañanas. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúas navegando, estás aceptando su uso. OK | Más info