El día que acabamos en urgencias con el peque y con 3 puntos

BlogDía a díaMaternidad0 comentarios

Allá por el mes de marzo os conté por Facebook e Instagram el sustazo que nos llevamos con el peque. Dos años recién cumplidos, un niño inquieto, trepador, pero no temeroso, cuidadoso y precavido. Solían jugar (ahora ni con vigilancia les dejamos) en el sofá, lo típico que saltan, se tiran, almohadillazos… Siempre con el

  • “tener cuidado”
  • “no es un sitio de jugar o saltar”

El día que menos te lo esperas

Una noche muy tranquila cenamos los 4 juntos, y nos pidieron ver algo en la tele, aunque después de cenar el ritual es lavarse los dientes, cuento y dormir, ese día les dijimos que sí, que algo en la tele.

Yo me quedé recogiendo la cena, ellos tres fueron al salón. Los niños se sentaron en el sofá mientras el papi preparaba el capítulo y oí:

  • “clonck”
  • “vaya ostia, esto necesita puntos seguro”(perdón por la expresión)

Llegué,niño ensangrentado, niña asustada, padre que no sabía ni como había pasado. El niño fue a sentarse bien, a poner el culo pegado al respaldo del sofá, perdió el equilibrio y cayó de cabeza a la mesa pequeña. Con la parte alta de la frente. El papi lo vio de reojo pero estaban ellos tan tranquilos sentados que ni se imaginó que terminase así la cosa.

En pijama salí a llamar a los vecinos, me cambié,les dejamos a la nena y salimos pitando hacia urgencias. El niño lloraba del susto. Imagino que también del dolor. Pero como truco de magia el papi le pidió que se calmase y lo hizo, pero pidiéndole ver lo prometido, Leo el pequeño camión.

Quise llevarlo en brazos hasta el hospital pero el peque no quería ir así en el coche , como que no le convencía ir ahí encima mío, así que fue en su silla mientras yo le hacía presión en la herida. 30’/35′ después de la caída estábamos en urgencias. (ey, ya sé que los niños han de ir en su silla, pero en estas situaciones, el niño llorando, sangre… ¿qué hubierais hecho?)

Mientras hacía el papi el “check – in” fui a lavarle la cara,cuello y manos. Imaginaros como iba el pobre. Ya no sangraba casi pero había agujero.

Llegada a urgencias

Había como 3 familias en la sala de espera. Yo me senté, y la consulta de pediatría estaba abierta. Esa pediatra me sonaba. Resulta que era una compañera del colegio.

En cuanto me vio nos metió a un box,aún no había terminado el check-in el papi. Fueron muy amables, cuidadosos y cariñosos.

La propia pediatra se encargó de lavar y preparar la herida mientras llegaban los enfermeros. No nos hicieron salir en ningún momento. Le decían cosicas, le cantaban…

Llegaron los enfermeros, le pincharon para anestesiar y le pusieron 3 puntos. El pobre lloraba pero no ponía demasiada resistencia. Sobre los puntos otros de aproximación y una tirita enorme.

Nos dijeron que no se le quedaría mucha marca al ser herida horizontal, y que poner puntos de sutura haría que quedase mejor que sólo de aproximación. Después le dieron, no recuerdo si apiretal o dalsy, y nos dieron indicaciones para la cura de la herida.

Ahí van las indicaciones para curar las heridas con puntos en los niños:

  • Limpieza diaria con betadine
  • Herida mejor destapada
  • Acudir al centro de salud a las 7-10 días a retirar los puntos
  • Vigilar signos de infección
  • Una vez sin puntos mantener la herida sin que le de el sol
  • En caso de sol crema de protección total durante el primer año

El golpe fue fuerte pero no perdió el conocimiento, cosa que sí he oído a otros padres que han sufrido con sus hijos tras una caída. Por lo tanto la vigilancia era solo de la herida, él seguramente estuviera dolorido y nada más. Como veis al día siguiente estaba agotado, claro durmió un par de horas menos por la noche, el dolor, los nervios, quien sabe. Vaya siesta que se echó:

Hasta ahora habíamos tenido sustos con alguno de sus golpes. Más con el peque que con la mayor. Ella siempre caía con las manos delante. Pero él han sido varias veces de aterrizar con la cara en el suelo, y labio,hinchado, mordido, sangre de la nariz, cuquera en la frente… Pero nada de tener que ir al médico.

Si nos volviese a pasar, igual lo mirariamos más en casa, en vez de salir tan rápido, intentaría que la mayor se asustase menos (se fue con los vecinos y la pobre no sabía ni por donde le daba el aire, menos mal que los conoce y estuvo tan a gusto), no olvidaría mi cartera, con su tarjeta sanitaria y algo de dinero. Como tenemos lejos el hospital creo que hicimos bien en ir rápido para que no se secase la herida abierta, pero seguro que por unos minutos de calma y observación en casa no hubiera pasado nada.

Para lo pequeño que es, se dejó hacer en la camilla del hospital, no se quejó demasiado, y los días posteriores ni se lo tocó. Solo para señalar su herida de guerra cuando le decía a la gente “tengo una pupa”. De hecho la tirita solo se la pusimos el primer día. Y ya el resto de la historia la contaba su hermana.. Todo un campeón.

Cuando le quitaron los puntos también se portó bien, así le quedó la herida tras quitarle los puntos. Hoy 2 meses y pico después, no se le nota casi, además el flequillo le cae sobre la herida, mejor porque le protege un poco del sol de manera natural.

“Estas cosas con niños pasan”

Así es, todo el mundo nos lo decía, que con niños en cualquier momento pueden pasar cosas así. Pero jo, que lástima da verlos caer, sangrar y sufrir. Además se cayó un día que no estaba haciendo nada peligroso ni salvaje. Justo un día que estaba de lo más tranquilo. No podemos bajar la guardia.

¿Habéis tenido sustos así con los vuestros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúas navegando, estás aceptando su uso. OK | Más info