Ir con niños al Monasterio de Piedra. Información útil: entradas, comida, recorrido…

BlogEspañaViajar0 comentarios

Visitar el Monasterio de Piedra es una excursión con niños imprescindible si estás por Zaragoza. Y si no tienes niños también tienes que ir.

Os dejo un pequeño vídeo de nuestro día en el Monasterio de Piedra con los niños en otoño, y abajo os dejo un montón de información útil si visitáis el Monasterio de Piedra con niños.

¿Qué es el Monasterio de Piedra?

Imagino que todos lo sabréis pero por si acaso, os cuento rápidamente. El Monasterio de Piedra está en el municipio de Nuevalos, provincia de Zaragoza, muy cerca de Calatayud. Junto al Monasterio hay un parque enorme por el que transcurre el Río Piedra que es impresionante de ver por su vegetación y cascadas. De hecho muchas veces cuando hablamos del Monasterio de Piedra, nos referimos directamente al entorno natural, no al monasterio en sí.

Instalaciones

Cuando llegas para visitar el Monasterio de Piedra (sin alojamiento), tendrás que aparcar en el parking que queda a la derecha de la entrada. Desde ahí tienes unos minutos andando hasta la entrada. Lo primero que veréis será un bar y la zona de taquillas. A mano derecha, bajando unas escaleras veréis la entrada al Monasterio y al hotel. Para acceder a la zona natural del monasterio de piedra, tendréis que dejar la taquilla a vuestra derecha y enseguida veréis las puertas .

Entradas

Podéis sacarlas online, tienen un pequeño descuento.

Si sois familia numerosa y sacáis las entradas en taquilla tenéis descuento.

La entrada incluye visita al Monasterio, al Parque y una demostración de aves.

Atentos en este momento COVID que igual las taquillas están cerradas y el aforo está limitado, mirar en la web antes de ir. La demostración de aves está cancelada.

Parque Jardín Histórico del Monasterio de Piedra

Aproximadamente en 5 kilómetros de recorrido por el parque del Monasterio de Piedra encontraréis un entorno natural que os encantará. Árboles centenarios, cascadas, grutas por la roca, un lago…

Es un paseo muy fácil de hacer con niños, eso sí, no os llevéis el carrito del bebé, porque habrá por muchos sitios que no podáis pasar con él (por la gruta por ejemplo). Hay desnivel durante el recorrido que se hace subiendo y bajando escaleras. A nosotros nos costó verlo un par de horas, sin hacer paradas.

Llevar calzado deportivo, para que agarre bien al suelo porque muchas zonas están mojadas de los salpicones de las cascadas, incluso con un poco de barro y puede resbalar. Sn pocas zonas, no os preocupéis, pero ponerles calzado cómodo sobre todo a los niños.

Podréis descargar el mapa del parque del Monasterio de Piedra al llegar y así ir viendo por donde vais, aunque está todo muy bien señalizado con flechas azules. Durante el recorrido podéis parar a descansar en alguno de los muchos bancos que hay. Ideales también para tomarse un respiro y admirar la zona, escuchar el agua, o si vais con niños tomar un tentempié. En la web del Monasterio de Piedra podéis ver también el mapa.

Monasterio de Piedra

El Monasterio lleva en pie desde finales del siglo XII, y es una mezcla de románico y gótico. La parte de la Iglesia del Monasterio está en ruinas, por el abandono que sufrió en el siglo XIX por la Desamortización. A final del mismo siglo el nuevo dueño construyó la primera piscifactoria de España en el parque, convirtió el Monasterio en un hotel. Gracias a este nuevo uso turístico el Monasterio se ha conservado en buenas condiciones con el paso del tiempo y en 1983 se convirtió en Monumento Nacional.

Con la entrada puedes visitar el Monasterio de Piedra, la zona de la Iglesia, la zona de Carruajes. Es una visita rápida pero es muy bonita.

Donde comer cuando visitas el Monasterio de Piedra

En las normas dice que no se puede comer dentro del Parque del Monasterio de Piedra, de hecho hay fuera un bar restaurante y zona de picnic. Cierto es que no te registran la mochila al entrar, y es obvio que cuando vas con niños seguro que algún almuerzo o merienda os pilla dentro del parque.

Dentro del parque una vez que sales de la gruta Iris hay una zona de bar y un parque infantil, (cerrados ahora por tema COVID), pero hay bancos y mesas para descansar y comer algo. Allí vimos a gente que paró a comer.

Las recomendaciones que vimos por Internet son que lo mejor es bajar a comer a Nuévalos o a alguno de los pueblos cercanos, más económicos y variedad.

Nos dijeron que ahora con el tema COVID son más flexibles ya que han cerrado las zonas de Picnic, así que sí que dejan comer en la zona de los jardines, o en los bancos.

En esta zona comimos y después jugamos un rato

Nuestra visita al Monasterio de Piedra

Fuimos toda la familia, (dos adultos y niños de 7, 5 y año y medio).

El camino desde nuestro pueblo al Monasterio fue… como siempre. En el último tramo que hay curvas vomitaron los mayores. Si vuestros hijos se marean, ir preparados en ese tramo.

Enseguida sacamos las entradas y entramos al parque. En la entrada había unas chicas con un búho, con el que te podías hacer una foto, que a la salida te enseñan y te venden. (10 euros una foto, si compras más se van abaratando las fotos…nosotros acabamos comprando unas cuantas, vaya gasto, pero los tres querían su foto con el búho Claudia)

El recorrido fue muy fácil para los mayores, muy entretenidos todo el tiempo descubriendo nuevas cascadas, con los salpicones de agua, mirando en los huecos de la montaña, cruzando puentes… La pequeña podía andar perfectamente por todo, pero se iba sentando por el suelo, y se puso el pantalón de tierra y humedad, desde que entramos. Cuando empezamos a subir escaleras la puse en la mochila (Tula Toddler), y al poco rato se durmió. Genial porque entrar a la gruta Iris con ella en brazos o andando hubiera sido complicado. En el caso de que no podáis hacer la zona de la gruta por ir con niños pequeños, se puede ir en contradirección directos al lago espejo.

La zona de la gruta les encantó, por saber que llegarían detrás de la cascada, por la oscuridad y el misterio del recorrido… Tras salir de la gruta pasamos por la piscifactoria y el Lago Espejo que nos encantó. Y de ahí ya comenzamos el camino de salida.

La gruta Iris está detrás de esta cascada

Una vez fuera fuimos a coger la comida al coche y la manta de picnic y comimos en la zona verde de la entrada, nosotros solos, no había nadie más, la gente debió marcharse a comer, el parking a medio día estaba prácticamente vacío. Después de comer visitamos el Monasterio y con eso terminó nuestra visita al Monasterio de Piedra. Llegamos poco antes de las 12 y nos marchábamos sobre las 17h. Los niños decían que si el próximo fin de semana volvíamos. Parece que les gustó mucho.

Añadimos esta excursión a nuestra lista de excursiones y salidas con niños cerca de Zaragoza que podréis leer aquí en unos días.

¡Buen viaje a todos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúas navegando, estás aceptando su uso. OK | Más info