La Cuniacha: plan con niños en el Pirineo

BlogViajar1 comentarios

La Cuniacha es un parque faunístico situado en el Valle de Tena del Pirineo, a una hora de Huesca, y cercano a municipios como Biescas, Tramacastilla de Tena o Piedrafita de Jaca. Visitar la Cuniacha con niños es un plan sencillo para pasar un día en plena naturaleza, disfrutando además del paisaje, de poder ver muchos animales que viven en el parque en semilibertad. Os dejo el vídeo blog de nuestra jornada, y abajo toda la información si vais a visitarlo.

El acceso a La Cuniacha en coche es sencillo, la carretera está fenomenal excepto los dos últimos kilómetros en los que te metes en la montaña y hay alguna curva, pero son 3 o 4. Esto lo digo por si tenéis hijos con propensión a marearse como la mía, para que sepáis que llegar hasta allí está bastante bien, aún así nosotros intentamos siempre viajar en las siestas.

Una vez allí hay un par de explanadas de tierra como parking, donde caben bastantes vehículos.

En la entrada al parque podréis adquirir las entradas y también hay un pequeño bar por si queréis coger algún refresco para el camino. Aunque si vais con niños os recomiendo que os llevéis vuestra propia neverita con agua, almuerzo y comida.

Qué animales ver en La Cuniacha

Se empieza el recorrido viendo corzos, ciervos, reno, jabalís… para ver los animales más peligrosos hay que verlos desde una plataforma elevada. Estos animales son linces, osos y lobos. Y además también se pueden ver bisontes, caballos, ardillas,zorros

Hay que tener en cuenta que los animales viven allí y por lo tanto hay que hacer poco ruido para que no se alejen, o para que se atrevan a salir.

También hay que tener en cuenta que hay animales nocturnos, como los jabalís o los lobos, que viven más de noche, y por lo tanto puede ser complicado verlos a plena luz del día.

Nosotros vimos de todo. A los jabalís los vimos durmiendo, y solo vimos un lobo que se levantó, se cambió de sitio, y se quedó camuflado. En la época que hemos ido había cachorros de lince, quizá con paciencia, estando ahí un rato los hubiéramos visto, pero con ver a los adultos ya fue toda una experiencia.

Durante el recorrido todo está muy bien indicado, flechas verdes para saber que dirección tomar y no salirse del camino, y carteles explicativos con la descripción de cada animal que encontramos.

Además hay un par de zonas de miradores, también con mesas de interpretación del paisaje.

Ir a la Cuniacha con niños

El recorrido de este parque faunístico es de 4km. Los caminos son de tierra o de piedras y sí, hay pendientes y cuestas. No son grandes cambios de altura, pero estamos metidos en un bosque y por lo tanto estamos subiendo y bajando todo el rato. Nosotros llegamos allí a las 11.30h, media hora o más estuvimos para sacar las entradas, es el único aspecto del que podría quejarme de este parque, por lo tanto empezamos a caminar a las 12h, y salimos de allí sobre las 15:30h, unas 3 horas y media de recorrido con niños, habiendo hecho parada a comer.

No está permitido meter carritos de paseo, así que lo mejor son las mochilas portabebés para los más pequeños, y pensar en hacer varios descansos durante el recorrido. Si vais en verano, el parque está evidentemente lleno de árboles, lo que lo hace ideal para no estar bajo el sol sofocante. Pero ahora, a partir de septiembre y con la llegada del otoño, es mejor llevar ropa de abrigo por si acaso.

Mi hija con 4 años se quejó al principio al ver a su hermano en la mochila, pero luego aguantó todo el camino andando, de hecho después de la comida debió coger fuerzas e iba saltando de un lado a otro. El pequeño  de 2 y medio anduvo buen tramo después de la comida, más de un km seguro, y desde luego disfrutó más ese rato en el suelo viéndolo todo desde cerca que yendo en la mochila.

A la entrada del parque hay un bar y unos baños. A mitad de recorrido vimos algunos bancos para sentarse, pero cualquier zona es ideal para sentarse un rato y coger fuerzas. En la zona del bar hay mesas de picnic, unas 13 mesas conté, y baños. En el bar hay bocadillos, patatas y refrescos.

Nosotros nos llevamos tuppers con comida, y allí únicamente compramos agua y unas patatas recién hechas. Pusimos una de las mesas de picnic al sol, después de preguntar si se podía mover, y comimos estupendamente. Enseguida recogimos pues había más familias esperando para comer.

Con niños pequeños ir a La Cuniacha es un plan para pasar el día completo. Llegando a media mañana estaréis hasta poco más de después de comer, y así queda la tarde libre para ir a visitar algún otro rincón bonito de la zona. Nosotros después de la Cuniacha nos fuimos a Lanuza, paseamos por el pueblo, nos sentamos a orillas del embalse a  merendar, y los peques jugaron buen rato en el parque.

El otro post os contaré el plan del día siguiente, el Tren de Tramacastilla de Tena, que hace un recorrido por la montaña con varias paradas.

Un comentario en “La Cuniacha: plan con niños en el Pirineo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúas navegando, estás aceptando su uso. OK | Más info