Diario de aislamiento por coronavirus: Se nos ha olvidado que los niños tienen imaginación

BlogMaternidad0 comentarios

Estos días de aislamiento debido al coronavirus han empezado a surgir un montón de propuestas gratuitas, educativas y lúdicas para nuestros niños a través de las pantallas. Qué guay ¿Verdad? Pero… ¿Y por qué tantas cosas?

¿No podemos dejar que los niños se aburran un rato?

¿No podemos dejar que aprovechen este parón en la vida para que jueguen y hagan lo que les apetezca? ¿Sólo saben y sabemos poner a los niños delante de la pantalla para educarlos y entretenerlos?

Los primeros días vi que surgían actuaciones en directo de grupos de animación y cantantes infantiles, y eso me pareció muy chulo. Pero intenté ponerles un concierto online y pasaron muy mucho de las pantallas. Y pensé que la idea es genial pero les apetece hacer otras cosas. Cosas que no suelen hacer.

Intenté también que hicieran ejercicio conmigo con un vídeo de zumba, y ni predicando con el ejemplo, ellos prefieren pasar ese rato haciendo otrascosas. Cosas que no suelen hacer.

Probé a prepararles manualidades, preparé ingredientes para hacer una receta, hicimos videollamadas… pero enseguida perdieron interés. Fuera del tiempo que hemos establecido de «cole en casa» no les apetece hacer «actividades dirigidas». Prefieren hacer otras cosas. Cosas que no suelen tener tiempo para hacer.

Es cierto que conforme han avanzando los días y las semanas, ya van aprobando hacer cosas que les proponemos.

¿Qué están haciendo ahora mis hijos que no hacían antes?

Ahora no hay prisas, no hay que madrugar para llegar a tiempo al cole, y sorprendentemente se levantan los primeros incluso antes del horario escolar, se ponen a jugar juntos, se asean y se visten. Sin tener que decirles nada.

Desayunan y siguen jugando, a lo mismo de antes, sin prisa, sin haber tenido que recoger todo al ir a desayunar.

Empezamos a hacer «el cole en casa» sobre las 10.(Ya hablaremos de lo de hacer cole en casa en otro momento) Y lo hacen disfrazados, con música de fondo. Y lo podemos hacer medio bien porque yo no trabajo y me encanta ayudarles y proponerles nuevos juegos relacionados con el aprendizaje. Llega la hora del recreo y juegan y juegan más. Usan una manta para convertirla en una alfombra voladora, mezclan diferentes muñecos y se inventan una historia del coronavirus, desordenan todo buscando no sé qué juguete, se esconden, y siguen jugando. Saltan, corren, me distrae uno mientras el otro entra a la cocina a robar algún dulce, se enseñan cosas del cole mutuamente… Y sorprendentemente no piden salir al parque ni ver a sus amigos. Tienen todo lo que necesitan: imaginación y energía.

¿Nos falta a los padres imaginación y energía?

Nos falta. Y mucha. Si a vosotros os hubieran cancelado el colegio, ¿Estaríais preocupados? ¡Para nada! Si tuvierais barra libre de tiempo y padres ¿Estaríais preocupados?

Es cierto que a los padres que trabajan, dentro o fuera de casa, les falta tiempo, porque siguen haciendo horario laboral y no se puede estar 24h con los niños.

Nosotros como adultos y padres, nos preocupamos por si no acaban el curso escolar habiendo aprendido los conocimientos suficientes y necesarios para no ir «perdidos» al próximo curso. ¿De verdad? Qué todo el mundo estamos igual, sin colegio: no es el fin del mundo posponer el aprendizaje de determinadas materias al primer trimestre del  próximo curso. Vuestros hijos no bajarán sus notas ni irán atrasados en materia. Ya se encargará la comunidad educativa en rehacer programaciones el próximo curso.

Nosotros como padres nos preocupamos porque se aburran en casa y no saber «que hacer con ellos» tantas horas. ¿De verdad no sabemos que hacer con ellos?

Sin los conciertos online, sin la nueva programación de Clan para aprender en casa, sin la tablet… Sin todo eso podríamos pasar estas semanas en casa. Aunque muchas gracias a todos los que ponéis de vuestra parte para animar a los niños y mayores, se agradece tener más recursos, pero sin ellos seguro que podemos apañarnos.

Aprovechemos estas semanas de confinamiento

Aprovechemos este momento único de la vida en que se ha medio parado el mundo… Aprovechémoslo:

  • Para aprender a animar a los niños nosotros mismos.
  • Para jugar más en el suelo con ellos.
  • Para acampar en el salón.
  • Para conocerles mejor.
  • Para comer juntos.
  • Para hacer un picnic en la terraza o, quién tenga, en el jardín.
  • Para pintar juntos con las manos.
  • Para aprender nuevos juegos juntos.
  • Para darnos largos baños de espuma. O que se los den los niños juntos.
  • Para hacernos cosquillas.
  • Para pasar el tiempo juntos y disfrutar de la familia que tenemos.
  • Para no olvidarnos que todos fuimos niños.
  • Para usar la imaginación como si aún lo fuéramos.

La realidad, pasan los días y no sabemos que día es

Vale, no es tan fácil disfrutar de esta situación con la familia, porque tenemos unas expectativas previas de lo que queremos conseguir, porque en cada familia somos más o menos, trabajamos o no, porque llevamos días y días sin salir de casa, porque hay que hacer muchas tareas para mantener la casa día tras día, porque nosotros también queremos descansar, … Pero bueno, hay que intentarlo, hay que pensar en lo positivo de pasar tanto tiempo en casa con los nuestros.

Y sobre todo recordar que los niños tienen imaginación, tienen energía y ganas de divertirse; jugar y aprovechar este parón de la vida tan ajetreada que llevamos para poner en orden las prioridades de nuestras vidas y levantar los ojos de las pantallas.

¡Disfruti!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúas navegando, estás aceptando su uso. OK | Más info