Primera vez que vamos a esquiar con los niños al Pirineo

BlogViajarVídeo3 comentarios

Foto familiar antes de irnos de las pistas

Los niños han estado aprendiendo a esquiar hace unos días en el Pirineo. Con 5 y 6 años y medio, se han calzado por primera vez unos esquís, y ¡Nos han sorprendido!

Os dejo un vídeo para que veáis como se desenvolvieron con tan solo dos clases de esquí:

Quiero contaros cómo ha ido esta primera toma de contacto con el esquí, porque me ha gustado mucho. Me ha encantado ver lo que han conseguido aprender, sus caras de alegría al lograr bajar una pista bien, al hacer algo más complejo, al tirar bolas de nieve …

Cuando los padres no sabemos esquiar

Nosotros hemos esquiado varias veces en la vida, pero no hemos pasado de las zonas sencillas, pistas verdes y azules. Tras tener a los niños no habíamos vuelto a esquiar y nos apetecía hacerlo, y queríamos que ellos aprendieran desde pequeños. Pero claro, nosotros no podíamos enseñarles como vemos que otros padres enseñan a sus hijos porque no tenemos tanta destreza , así que lo teníamos claro: clases de esquí con profe para aprender.

Dónde aprender a esquiar

Nosotros en Aragón tenemos la suerte de tener un montón de estaciones de esquí para elegir. Pregunté a gente cercana que sabe esquiar a ver qué me recomendaban. Mi tía, me recomendó Formigal, porque ella recordaba esperar en la estación con mi primo de pequeño cuando mi tío esquiaba y además de que le gustan las pistas, la zona de bar y parking está todo a mano para pasar el día con un bebé de aquí para allá.

Una amiga me recomendó que para aprender Candanchú, y su argumento me encajó: para aprender hay varias pistas con remonte tipo percha, que es lo más fácil para empezar, sin tener que estar cogiendo telesillas ni irte lejos.

Panticosa la descartamos porque para subir ya hay que coger telesilla y con la bebé es un rollo; Astún la descartamos porque la zona de debutantes es también pequeña, y Cerler y las estaciones turolenses también por qué nos pillan muy lejos.

César subiendo solo con la «percha» o el remonte en Candanchú

Al final fuimos a que los niños aprendieran a esquiar a Candanchú. Y fue un acierto. La zona de parking, el bar, la zona de debutantes…todo está cerca y el que le tocaba estar con la bebita podía ir de aquí para allá a ver a los demás sin necesidad de telesilla ni grandes desplazamientos.

Os diré que me costó aclararme con los cursos de esquí de niños, pero en una llamada a la zona de Candanchulandia, fueron ellos quienes me lo dejaron por fin todo clarísimo. En Candanchú hay 2 escuelas de esquí, y una de ellas tiene acceso a Candanchulandia, que es una zona de recreo (y guardería), y a veces se entra allí a dar los cursos a los niños que empiezan. Puedes reservar cursos de esquí para niños en cualquiera de las dos escuelas o directamente en Candanchulandia.

Reservamos finalmente para los niños cursillo de fin de semana, 2h sábado y 2h domingo en una de las escuelas y estuvieron dando las clases en la zona de Candanchulandia donde solo estaba su grupo, una maravilla. Imagino que de haber tenido más nivel hubieran salido a las pistas normales, eso para otro finde. Tanto ahí como en las pistas había cintas para los más novatos y de ahí pasabas ya a los remontes tipo percha.

Lo «peor» fue la larga fila que había para alquilar el material de esquí, que aunque íbamos con tiempo, no esperábamos tanta fila y llegaron un pelín tarde a la clase. Pero no nos volverá a pasar.

Portear va de cine cuando estás en la montaña

¿Cómo nos organizamos para poder esquiar con 3 niños?

Mi plan estaba calculado al milímetro, lo que era de esperar que fallase algo…pero no falló.

Al llegar, sacamos forfaits, recogimos tickets de los cursos, alquilamos material de los niños y cuando los niños estaban en clase, mi marido se fue con la bebé y yo volví al alquiler a cogerme material e irme a esquiar. Al acabar el curso de los niños los fui a recoger (esperando que no quisieran esquiar más) pero no, estaban con ganas. Bueno, César tuvo un rato en que se bajaba de la vida, pero lo recuperamos.

Así que antes de comer y después de comer estuve esquiando con ellos. Que guay me pareció que en tan solo dos horas pudieran ya manejarse un poco . Aún acabamos el día con los trineos y todo.

Al día siguiente fue todo igual pero a la inversa. A mí me tocó cuidar de la bebita y el padre se fue a esquiar. Bendita mochila de porteo para ir por la nieve y bendita niña que se adapta a cualquier plan que hagamos .

El segundo día se notaba que iban las seguros esquiando, controlando más, cogían más velocidad, ya probaron a subir en los remontes solos… Y dejaron de esquiar pasadas las 4 de la tarde porque había que devolver material y cerraban que sino aún nos habríamos alargado más.

Los niños aprenden muy rápido

Es una pasada, que rápido aprenden los niños a esquiar. En 4h de clase y los ratos de después de seguirnos a nosotros, se defendían bien. No pasamos de las pistas fáciles, pero solo con subir y bajar esas, ya estábamos todos encantados. El domingo había menos gente y sobre todo menos gente después de comer y no pararon de subir y tirarse, subir y tirarse. Pensaba yo que tras la clase no tendrían más ganas de esquiar, pero tras un breve descanso para almorzar y otro para comer, esquiaron todo el rato.

Mis hijos se han quedado con super buen recuerdo del esquí, de la nieve, de la montaña. Porque pudieron esquiar, porque hicieron amigos, porque hicieron muñecos de nieve, tiraron bolas de nieve, estuvimos en familia… Vamos, ¡que repetiremos esta temporada para que afiancen un poco más lo aprendido y al año que viene más y mejor!

¿A qué edad aprendisteis a esquiar? ¿Habéis llevado a vuestros hijos ya?

3 comentarios en “Primera vez que vamos a esquiar con los niños al Pirineo

  1. Nora Millan dice:

    Mis hijos tb han ido por primera vez a esquiar este invierno, y si que es verdad que aprenden rápido. Nosotros elegimos panticosa porque tiene una pista para principiantes estupendas donde no te mezclas con esquiadoras ni trineos y tienen cinta para poder subir. Mis hijos de 3 y 5 años, lo agradecieron, con un par de horas haciendo bajadas terminaron cansados. Habia muy poca gente, es muy familiar.
    Nosotros tb subimos con el pequeño de 1 año con la silla, en el teleférico y resultó fácil y cómodo.
    Subimos con mochilas de bocatas, agua y por si acasos y la experiencia fue muy positiva

    1. Lydia dice:

      Ay pues a mí me cortó un poco lo de tener que subir de primeras en Panticosa. Yo aprendí en Panticosa con el cole
      Subisteis carro?

    2. Lydia dice:

      Ay que he leído en diagonal. Ya veo que si Subisteis el carrito!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúas navegando, estás aceptando su uso. OK | Más info