Ya tenemos lista la casita para niños de Feber ¡¡la más grande!!

BlogJuegos&JuguetesMaternidadRegalosVídeo0 comentarios

Llega el buen tiempo y con él las ganas de salir al aire libre: al jardín, al parque… ¡donde sea! Los que tenemos la suerte de tener espacios abiertos en casa: terrazas, balcones o jardines, sabemos que son espacios muy usados por los niños.

Conforme han llegado los niños a nuestra vida hemos ido adaptando nuestros espacios exteriores de casa, y la última novedad ha sido esta súper casita para niños de Feber.

Sweet House de Feber

Esta es una de las casitas para niños más grandes que he visto, sobre todo en cuanto a la altura que da. Es de plástico de muy buena calidad (resistente al aire y al sol), y tiene un montón de detalles decorativos por todas las paredes.

La casita tiene:

  • Dos entradas
  • Dos ventanas
  • Un acceso lateral con mesa

El acceso por las puertas es igual de alto que otras casitas, pero en el interior hay mucha altura por lo que es una casita para niños que podrán usar durante muchos años.
Junto a la puerta, por dentro, hay en relieve un telefonillo y unas llaves colgadas, para que se asemeje a una casa de «mayores».

Dentro de la casita, donde el acceso lateral con la mesa, hay una cocinita en relieve en la pared, para ayudar al juego simbólico.

Tanto por dentro como por fuera también hay detalles naturales, como hojas de enredadera, una mariposa…

Dentro de la casita caben sillitas, incluso una mesa, para que los niños entren y jueguen. Y si medís menos de 165, cabeis estupendamente también vosotros.

Está guay este modelo de casita para niños de Feber porque aunque cierren ventanas y puertas quedan muchos huecos, por lo que el aire entra con facilidad. Tened en cuenta que dentro de la casita, si está bajo el sol al aire libre, se acumula calor, pero el diseño de la casita deja pasar el aire gracias a que la puerta es de media altura, las ventanas tienen huecos, y los otros huecos que hay de ventanas que son simplemente huecos, sin ventana. Esto os lo digo porque yo me he metido en la casita y he pasado calor porque se recalienta al estar bajo el sol, pero a diferencia de otras, deja pasar el aire, por lo que si juegan los niños solos, no os tendréis que preocupar por si pasarán calor dentro, porque se está bien.

El montaje de la casita

Cuando nos llegó la caja de la casita para niños… ¡Cómo pesaba! Pero pudimos moverla sin problema. Una vez abierta la caja, sacamos piezas y fue muy fácil de montar, principalmente se monta con un destornillador que viene en la caja, y con uno normal de estrella que se usa para unas cuantas piezas pequeñas.

Aunque es fácil de montar, siempre siempre leeros las instrucciones para no poner una pieza en una dirección y que luego resulte que iba en la otra dirección, o porque aunque parezca fácil, el orden de la colocación de las piezas sí importa (un par de cosas tuvimos que desatornillar y volver a colocar).

Mi hijo que es un entusiasmado de las herramientas nos ayudó en el montaje, no se le dio nada mal, aunque en cuanto vieron que eso ya tenía forma de casita para niños, se metieron a jugar mientras acabábamos de poner el tejado.

Ocupa más de lo que calculé, más que nada porque cabe en el hueco que teníamos pero claro no hay margen para el juego que dan los laterales, así que aunque la montamos en un sitio, la hemos cambiado de ubicación.

Uso de la casita

Mis hijos tienen una casita más pequeña en la casa de los abuelos desde que mi hija cumplió un año. Y sí, desde esa edad, desde que tienen 1 año ya pueden darle uso. Incluso antes, porque mi hijo gateando ya entraba y salía de la casita, se ponía de pie, abría ventanas…

El juego principal con estas casitas para niños suele ser entrar y salir. Sí, simplemente eso, ya les tienen entretenidos un buen rato.

Otro juego es meter y sacar cosas, las pelotas, la moto, la bici, las sillas… Hasta que prácticamente no caben ni ellos.

Jugar a que uno llama a la puerta y el otro se va corriendo también lo hacen mucho, al igual que cogerse cada uno su silla y entrar a hablar de sus cosas (es lo bueno de tener un hermano con quién que se lleva tan poco, que juegan a lo mismo)

 

Mantenimiento

Estás casitas que viven bajo el sol, y bajo todas las inclemencias del tiempo, se ensucian de tierra con el viento y la lluvia, pero con un manguerazo (o un trapito húmedo) se limpian divinamente. No suelen perder el color, y de hacerlo imagino que será con el paso de las décadas, porque yo las veo bien.

Las puertas y ventanas están bien sujetas. Sí es fácil que de un portazo las saquen, pero igual que pueden salirse «fácilmente» se colocan fácilmente sin que haya por en medio ninguna rotura de ningún tipo.

Extras

Si tenéis un espacio exterior así como el nuestro, además de la casita os dejo 4 cosas más que harán las delicias de vuestros hijos :

Carretillo: sirve para transportar juguetes, niños, llenarlo de agua y lavar la ropa (sí, es verídico que lo han usado para eso). Lo habréis visto en el vídeo, es este.

Columpio: sea de árbol o de una viga, les encanta balancearse, favorece el equilibrio y la fuerza en los brazos. Otras variantes del columpio puede ser un columpio de aro, un trapecio, una escalera… Nosotros tenemos un poco de todo, y no veáis que agilidad gastan. Para los más pequeños un columpio de bebé va fenomenal, (ver el columpio), y para más mayores algo más arriesgado que les sirva para balancear y trepar (ver la escalera de trepar).

Cama elástica: de pequeña ni me imaginé que algo así se pusiera de moda, porque conozco mucha gente que tiene una en su casa. La nuestra no es de las grandes, es de 180cm de diamtry, suficiente para los dos niños y aguanta el peso de un adulto para jugar también, que mola mucho. (ver la cama elástica, ojo con las medidas)

Tobogán: los hay de varios tamaños. Hay algunos que son únicamente para bebés, que miden menos de un metro de altos, y por lo tanto se usan poco tiempo. El que tenemos nosotros mide 120 de alto, y les da mucho juego. De más pequeños con subir y tirarse tienen bastante, luego van desarrollando técnicas nuevas, tirarse tumbados, de espaldas, subir por la rampa, tirar coches, pelotas, darle la vuelta al tobogán y convertirlo en un barco… ¡Imaginación al poder! El nuestro es como este (ver el tobogán), que además se le puede enchufar la manguera en verano y ¡fiesta de agua!

Son juegos y juguetes de jardín que así de golpe suponen un gran desembolso, pero pensar en cumpleaños y Navidades para ir ampliando la zona de juegos, y ya veréis que bien.

Si lo que tenéis es una terracita más pequeña ya os dejé este post con ideas de que poner para hacerlo una zona de juegos chula para los niños.

¿Tenéis alguna casita para niños u otros juegos de exteriores en casa? ¡Dejadme vuestras ideas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúas navegando, estás aceptando su uso. OK | Más info