Fiebre infantil: consejos y medidas

BlogPost patrocinados0 comentarios

*Post patrocinado

Una de las dolencias más frecuentes son los episodios de fiebre en niños, de menor o mayor intensidad. Si bien son muy comunes, muchas veces no podemos evitar alarmarnos por desconocer el origen de la subida de la temperatura, o bien si la fiebre se prolonga más de lo que consideramos sano para la salud del pequeño. En cualquier caso, lo mejor es saber cuáles pueden ser las señales de alarma, para así poder distinguir cuando un caso puede entrañar gravedad o ser un síntoma transitorio.

¿Qué es la fiebre?

La fiebre…es nuestra amiga.

Para empezar ¿qué es la fiebre? Primero de todo, tenemos que tener en cuenta que su presencia indica que el cuerpo está respondiendo positivamente a un proceso de defensa contra la infección, sea del origen que sea. Para que se considere fiebre, la temperatura tiene que ser de 38º o superior, ya que por debajo de eso se considera “febrícula”. Determinar, en primer lugar, cuál es la temperatura mediante una medición en la axila e ir controlando su evolución nos servirá para saber en cada momento el estado del niño.

Los días que el pequeño tenga fiebre deberás cuidar que permanezca hidratado: es normal que, en ocasiones, se note un descenso en el nivel de hambre, pero aun así sí se debe cuidar que se mantenga la ingesta de líquidos para mantener los niveles corporales de sales.

Otro aspecto que debemos tener en cuenta es la manera cómo el niño sobrelleva el episodio de fiebre. Las condiciones de reposo en las que se encuentre pueden llegar a condicionar una subida de la temperatura corporal, de manera que hemos de asegurarnos que ciertos aspectos, como que la habitación donde permanece esté ventilada y no haga demasiado calor. Tampoco debemos tapar excesivamente al niño; controlar su estado de ánimo o si presenta inapetencia también nos ayudará a determinar su condición real.

Es necesario tener precaución con las medidas de emergencia como el popular baño frío; puede ser perjudicial someterle a un cambio tan brusco de temperatura, de modo que lo mejor es dar baños con el agua templada.

¿Cuándo acudir al pediatra si tu hijo tiene fiebre?

Si bien no es necesario acudir al pediatra inmediatamente cuando el pequeño tiene fiebre.

Sí existen algunas indicaciones que pueden llevarnos a la consulta del pediatra o a urgencias:

  • Cuando la temperatura alcanza o supera los 40º,
  • Si la fiebre se prolonga durante más de 72 horasn
  • Si quien la sufre es un bebé de entre 3 y 6 meses de edad.
  • Y, obviamente, si surge cualquier síntoma inesperado que se aleja de la sintomatología típica.

También existen medicamentos que pueden ayudar a mejorar los síntomas del niño y a hacer que se sienta mucho mejor. Los analgésicos que funcionan como antitérmicos no sólo ayudan a bajar la fiebre, sino que también resultan efectivos para aliviar los dolores típicos de la gripe, como los dolores musculares o de cabeza. Eso sí, tendrás que comprobar la edad a partir de la cual está recomendado suministrar la medicina y escoger el tipo de producto adecuado según peso/edad. En cualquier caso, jamás hagas que el pequeño ingiere otros fármacos que no sean los recetados para estas situaciones, ya que puedes agravar la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúas navegando, estás aceptando su uso. OK | Más info