Primeros pasos del pequeño

BlogDía a díaMaternidad0 comentarios

Y es que lo de enano y beba ya no les pega. El peque ya tiene un año y ha empezado a andar, y ella no es una beba ya, es una niña, una pequeña marujilla que repite todo, que todo lo canta y baila.

Y el peque, por fin se ha decidido a ir «solo» por la vida. Con 13 meses y pico.

A los 6 meses se sentó, a los 7 gateaba y se ponía de pie en la mesa, muebles… Arrasaba con todo. Y así de pie se iba desplazando por los muebles para llegar a sus objetivos. Claro, con esa fuerza y habilidad, yo me creía que antes del año andaría. Pero ¿para qué hacerlo? El gateo le servía para todo. Llegaba el primero a los sitios, bueno, y llega porque aún gatea cuando hay «prisa», sabía subir escaleras, subirse a la silla y de ahí a la mesa, subirse a las mesa de centro del salón, a la cama, y quien dice subir dice bajar también.

montaje-bebe-escaleras

Vamos que tenía el mundo bajo sus rodillas, para que andar entonces.

Lo cogía de las manos alguna vez, por eso de probar (aunque no es bueno ayudar a andar a los niños, han de seguir su ritmo), y se tiraba al suelo directo.

Hasta que en Semana Santa en casa de los yayos, empezó a dejarse llevar por los yayos de la mano, y se pasó el finde andando de la mano. Desde ese día él empezó a interesarse por ir de la mano, pero lo soltábamos enseguida, y él se tiraba al suelo o se apoyaba dando solo dos pasos en donde pudiera.

Así pasaron los días. Empecé a ponerle zapatos, porque hasta ahora iba descalzo, bueno, con calcetines. Un día comiendo por ahí él solo se soltó y anduvo por el restaurante varios metros. Otros días le daba una cuerda y lo llevaba agarrado de ahí para que notase un apoyo aunque fuera de engaño. Otros lo ponía apoyado en la pares o un mueble de pie y me aleajaba para que viniera. Otro día en casa lo solté y justamente grabé, a ver que tal iba, y sorprendentemente, cruzó todo el salón, hasta su hermana alucinaba!

https://www.instagram.com/p/BEI8QZqx3sa/?taken-by=lyromano
Y desde entonces no ha parado. Ya sale de él desplazarse de pie, nos encanta verlo aparecer en la habitación andando.

Mi espalda estaba destrozada tanto ir en brazos, tras varias sesiones de fisio y quitar mil y una contracturas estoy mejor. Tan apenas he ido «agachada» por darle la mano, espero que con las ganas de andar se me despegue un poco. Además tiene yayitis, es ver a la yaya y me quedo sin niño. (lo que fue genial para la escapada del viernes al evento de Madrid que os conté aquí)

¿Cuándo se fueron vuestros peques? ¿Recordáis esa fase?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúas navegando, estás aceptando su uso. OK | Más info