Rabietas infantiles a los dos años

BlogMaternidad10 comentarios

Os conté que los terribles dos años no lo son tanto. Pero existen las rabietas infantiles en esta casa, los gritos aunque me pese, y los enfados.

El motivo de las rabietas infantiles o de comportamientos desafiantes suele surgir cuando el equilibrio y la estabilidad se alteran. Esta claro que hablo del equilibrio y estabilidad de la beba.

¿Como consigo ese equilibrio?

Un día equilibrado es un día de rutinas, desordenar, ordenar, juegos, aire libre, ratos propios en los que hace sus cosas… Vamos, que hay un poco de todo, sin forzar, lo que surge.

También un día equilibrado es un día de guardería.

La rutina la marcan a mi parecer las comidas, desayuno, almuerzo (a veces si o a veces es un desayuno fuerte y listo) comida, merienda y cena. Y entre un rato y otro hacemos cosas, y hacemos la siesta.

Cuando llega la hora de comer, si el día va bien, la comida va bien. Si está cansada porque “se ha pasado la hora”, el inicio de la comida, osea lavar manos y sentarse es como una tortura. No quiere no quiere.

Momentos en los que se altera, que suelen preceder a rabietas, son los siguientes:

  • Juego demasiado exaltado, de cosquillas, gritos, saltos. Mola pero con limitaciones.
  • Ratos de aburrimiento que no sabemos gestionar. Si se aburre tiende a pedir televisión en primer lugar. Y siempre le ofrecemos otra cosa. Y a veces no se lo toma nada bien, y otras ni se acuerda que había pedido tele.
  • Escapes de pis. Sigue habiendo alguno. Igual 3 o 4 a la semana. (las cacas es otro tema aparte). Pero el hecho de cambiarla, explicarle de nuevo que hay que avisar, limpiar… Eso le parte el rato, porque al final se le ha escapado por estar centrada en jugar o hacer algo
  • Caprichos. Hay ratos que por lo que sea se le pasa algo por la cabeza y quiere eso y punto. Por ejemplo ve un boli o lápiz y quiere pintar en la pared. Pues oye, que eso no se puede. Se le explica bien, de buen rollo, ella insiste, y nosotros también. Y se acaba enfadando muchísimo. Hasta que de repente ¡clack! Cambia el chip, entiende que está mal y sigue haciendo otras cosas.
  • Si nosotros estamos cansados también lo nota y ella está más rara. Vamos, que se refleja nuestro carácter diario en el de ella.

Sabiendo que es lo que le altera, con evitarlo sería suficiente ¿no? Pero hay veces que es imposible, o difícil, y no lo conseguimos. Hay otro bebé en casa, a veces estamos fuera de casa y los plazos de tiempo para comer, jugar y dormir no son los de siempre, a veces por la calle nos encontramos gente que la atosiga demasiado y vuelve enfadada, o nos encontramos con otros nenes y no quiere despedirse…

En fin que los días no son calcados ni todo es blanco o negro. Y llega el momento en que se te ha ido de las manos, y empieza la rabieta.

Como es una rabieta infantil

Lloros, patadas si la coges, no quiere abrazos, no quiere atención, incluso te dice que te vayas…

Le preguntas que le pasa y normalmente no sabe que es.

A veces para salir de la rabieta sirve un chiste que tenemos habitualmente, sirve un muñeco, el chupete, algo de comer… Depende de donde nos encontremos buscamos una solución más eficaz aunque sea menos “buena”. Es decir, a veces le doy lacasitos porque sé que eso le gusta, la calma y le cambia el foco de atención.

rabietas-infantiles

A mí me gusta tranquilizarla, abrazarnos y esperar que se tranquilice, decirle que respire, que me explique que le pasa… Pero a veces no puedo. Y os diré. A veces no quiero. A veces cuando me echa la dejo llorar, si quiere llorar que se desahogue, que libere ese sentimiento a ver si luego resetea y empieza con mejor humor. Y funciona a veces.

Que hacer ante las rabietas

Cómo a mi una vez me funciona algo, otras veces no, y cada niño es diferente, no os voy a dar consejos propios de como gestionar una rabieta, ya encontraréis el modo cada uno con su hijo, pero sí os voy a poner los consejos más racionales que he encontrado en internet sobre las rabietas infantiles, de la web Educapeques.

  • Conservar la calma
  • Mantener la autoridad
  • Mantener el respeto mutuo
  • Hablarle con firmeza y a los ojos a su altura
  • Esperar que se tranquilice solo

Estas pautas están más extendidas en Educapeques. Pero me parece que así ya se entiende,vendría a ser lo siguiente:

No tenemos que enfadarnos ni gritar, tenemos que ser firmes con nuestras decisiones, no hay que pegar ni a los niños ni los niños a los padres, hay que intentar ponerse en su lugar, a su altura que nos vea, y si no se calma, hay que dejarlo solo, que se le vaya pasando, pero sin perderlo de vista.

 

¿Cómo son las rabietas de vuestros hijos y como las gestionáis?

10 comentarios en “Rabietas infantiles a los dos años

  1. La verdad es que es complicado mantener la calma a veces, cuando el día es muy complicado o el niño va muy del revés. Pero hay que intentar hacerlo porque ellos no saben muy bien como gestionar estas emociones y nosotros debemos ayudarles a pasar este trance. Aunque nos saquen de los nervios, jejejejeje

    1. Lydia dice:

      Yo lo intento llevar con calma porq ne pongo en su lugar y me da pena la angustia que esta pasando. Pero ufff hay días que se hace difícil!

  2. Anita dice:

    Pues con ocho meses los gemelos aún se calman con bracitos o teta… Pero tomo buena nota porque el tiempo vuela! Miedele me da cuando lleguemos a esta etapa…

    1. Lydia dice:

      La beba si es un golpe o caída también en brazos se calma, pero esto son otro nivel de Lloros…ya nos contarás cómo se gestiona con 2!!!!

  3. Yo todavía no estoy en la fase de los dos años y ya lo temo, porque con una beba de 15 meses ya tengo rabietas y a veces pienso… la que me espera.
    Intento no perder la calma, ni chillar, pero es que a veces no puedo y luego me siento muy culpable por lo que he hecho. 🙁

    1. Lydia dice:

      La beba empezó antes de los 2 años, y antes de nacer su hermanito osea 18 meses o así. Pero la temporada más “fuerte” ha sido con 25-26 meses.

  4. En casa llevamos cosa de 2 semanas que son rabietas continuas, Vikingo acaba de cumplir los 2 años y encima está malito, intentamos anticiparnos a las rabietas pero es un niño con mucho carácter que le cuesta controlarse sobretodo con el tema de los caprichos. Cuando quiere algo lo quiere ya y ahora y sino rabieta, hablamos con él, lo abrazamos (si se deja) pero es muy complicado gestionar las rabietas de forma armoniosa con él. Yo llevo una semana aguantando y explotando en solitario, vamos que acabo en el baño encerrada llorando porque ya no puedo más. Es muy duro, pero es una etapa. Un abrazo

    1. Lydia dice:

      A mi me.pasa igual. Se me acaban las fuerzas. Animo! Que todo pasa!

  5. Lydia, debe ser la primera vez en mi vida, en estos casi 2 años de crianza, en los que leo un post sobre una etapa complicada de mi bichilla y veo que la actitud que hay que tener es justo la que yo tengo. Bueno, sólo me falta lo de agacharme y hablarle a su altura, pero el resto ¡es que lo hago bien! Aquí no hemos llegado aún a los 2 años, pero las rabietas ya llevan varias semanas presentes. Es desesperante eso de que llore de esa manera por prácticamente nada. Menos mal que de todo esto también se sale.

  6. Creo que es una información muy interesante, gracias por compartirla!!

    Feliz día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúas navegando, estás aceptando su uso. OK | Más info