Yo colecharé hasta que los niños quieran

BlogMaternidad0 comentarios

Antes de quedarme embarazada no había oído la palabra Colecho, pero evidentemente había oído que los padres duermen con los bebés en la misma habitación. De hecho cuando éramos pequeños recuerdo ver la cuna de mi hermano en la habitación de mis padres. Por lo tanto dormir cerca de los niños me parecía lo más normal del mundo.

Como han dormido mis hijos

Nosotros preparamos la cuna para que estuviera en nuestra habitación cuando nació la mayor, y antes de que cumpliera el mes de vida, la habíamos adaptado y unido a nuestra cama, a modo cuna de Colecho. Era la mejor manera de atender a la peque y de paso intentar descansar y dormir. Y la cuna era normal, no os penséis que nos gastamos un pastón en una cuna colecho. Era una cuna de hace 30 años (ósea la misma donde yo dormía), solo que le quitamos el lateral que se sube y baja, y la atamos a la cama de matrimonio con los colchones pegados.

Ella estaba encantada y nosotros también. Cuando me quedé embarazada de nuevo llegó paulatinamente el destete y por sorpresa las primeras noches de dormir del tirón, por lo que pensamos que era buen momento para ir separándonos de ella. Pusimos de nuevo los cuatro lados de la cuna, movimos la cuna de mi lado a los pies de la cama… Y un día llevamos la cuna a su habitación.

Con 14 meses la nena se independizó. Aunque no del todo. Cuando se despertaba venía con nosotros, para dormirse, lo hacía cerca nuestro, nunca le negamos que durmiera con nosotros. Tras la temporada de terrores nocturnos en la que dormíamos en su cama con ella, cada vez el sueño iba mejor. Ahora con 3 años y medio, duerme del tirón, suele beber agua sola, incluso ir al baño, aunque nos avisa siempre… Pero duerme de maravilla.

El peque durmió con nosotros con la cuna en modo Colecho desde el primer día hasta los 18 meses, que pasamos la cuna a su habitación, puesta junto con la que sería su cama también a modo colecho, para que fuera conociéndola poco a poco. Así yo podía dormir con él si lo necesitaba ( dormía allí prácticamente todas las noches). Cuando llegó el destete y las noches del tirón a los 22 meses quitamos la cuna, y ahora duerme en su cama súper agusto.

Y todos dormimos, casi todas las noches del tirón, y casi todas en nuestras camas. Pero muchos días amanecemos los 4 en la cama, sobre todo el fin de semana, para alargar el rato de descanso. Y a mí me encanta despertarme con ellos, jugar, hacer cosquillas. Son momentos que no se repetirán.

¿Es bueno el colecho?

Os conté en un post a modo de cachondeo varios motivos por los que odiar el colecho 😉 Podéis leerlo aquí.

Para mí sí es bueno el colecho.

Hemos seguido las necesidades de nuestros hijos, íbamos viendo como se adaptaban, y nunca les hemos dicho que no. Siempre hemos entendido que ellos necesitaban apego, compañía y tiempo para madurar. Tiempo para que su propio cuerpo quiera dormir del tirón, para que ellos se sientan seguros en su habitación.

Ha habido muchos pasos para delante, pero también alguno para atrás. Al final del verano todas las noches la nena venía a nuestra cama a media noche, nos dábamos cuenta al despertarnos, ella sola traía su almohada y su botellín de agua. Y de repente, dejó de hacerlo. Solo les hace falta tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúas navegando, estás aceptando su uso. OK | Más info