Viaje a París en familia: nuestro viaje a París y Disneyland con los niños

BlogParís en familiaViajarVídeo1 comentarios

Irse de viaje a París en familia es una idea estupenda por la cercanía de esta maravillosa ciudad con España, la de cosas bonitas que ver, y porque viajar con niños pequeños a París suele ser habitual si aprovechas a ir a Disneyland París a la vez. Nosotros ya habíamos estado en París sin niños, y esta vez el objetivo principal era ir a Disneyland en familia, pero ya que hacíamos viaje hasta allí, queríamos ver París con los niños porque es una ciudad que nos encanta y queríamos que de alguna manera la vieran.

El viaje ha sido a final de agosto y principio de septiembre. No nos gusta viajar en temporadas altas ni en temporadas de mucho calor. Ya nos fuimos en septiembre hace unos años a Portugal.

Como llegar a París: viaje en coche hasta París

Decidimos ir en coche porque con 2 niños, un bebé, maletas, carritos… Nos daba vértigo ir en avión, luego coger bus o tren, metros, todo cargados de equipaje . Viviendo en Zaragoza «solo» eran 11h de viaje. Valoramos tren nocturno desde Barcelona también, pero finalmente decidimos ir en coche.
Es una paliza sí, pero fue bien. Fuimos en la furgoneta, que es actualmente nuestro vehículo familiar. Salimos a las 22.30 de un miércoles noche. Paramos a las 4 o así en un área de servicio francesa, son enormes, con baños, fregadero… Y dormimos un rato. Hay áreas de servicio cada pocos kilómetros, y todas inspiran calma y seguridad para hacer las paradas que necesitéis. A las 7 de la mañana paramos de nuevo a desayunar y sobre las 12 estábamos en Orleans en un hotel Ibis donde pasamos una noche a medio camino. Descansamos un rato al llegar y por la tarde visitamos Orleans.

En Orleans

Al día siguiente, viernes, en hora y media desde Orleans llegamos a París. Encontramos bien nuestro apartamento de Airbnb en París en la zona de Montmatre. Ya estábamos en París en familia. Nos acomodamos y salimos a comer y a conocer París.

Ver París en familia: 4 días recorriendo París tranquilamente

Si queréis saber a fondo la ruta de 4 días viendo París con niños, os dejo información a fondo en otro post. Aquí os contaré cosas en general y anécdotas de nuestro viaje.

El primer día que llegamos a París era un viernes, buscamos un parking donde dejar la furgo durante los 4 días siguientes y comenzamos comiendo en una pizzería cercana al apartamento. Los niños parecía que tenían muchas energías. Después echamos a andar en busca del Sacre Coeur, pero lo único que había para llegar eran ¡Escaleras! Carrito en mano, bebé en brazos y niños andando. Al llegar arriba lo primero que vieron los niños fue un parquecito, con lo que cansaban las escaleras y ¡aún quería más juerga! Tampoco nos entretuvimos mucho porque sino no nos daría tiempo a nada.

Montamos en el trenecito de Montmatre, nos lo había recomendado el dueño del apartamento, y la verdad que siempre que encontramos un trenecito les encanta montarse. Además no había fila, cosa rara y aprovechamos. El recorrido no es largo, y se ve a fondo el barrio de Montmatre. Incluidas las calles de nuestro apartamento (nos ayudó a situarnos) y la zona del Moulin Rouge.

A la vuelta, entramos al Sacre Coeur y al salir nos quedamos tomando algo en las escaleras de delante. De nuevo los niños aprovecharon a corretear. Para ir con carro, un poco rollo tanta escalera en esta zona, pero como el carro no pesa mucho, tampoco hubo problema. Abajo había un carrusel pero conseguimos esquivarlo.

Seguimos a pie por todo el barrio hasta llegar a la plaza de la Ópera. Aunque así parezca poca cosa, el recorrido es largo y para ir con niños nos cundió la tarde. Volvimos en metro, la primera vez que montaban en metro, para ellos fue alucinante entrar bajo tierra.

El segundo día en París en familia cogimos un autobús que nos dejó cerca del Arco del Triunfo. El plan era llegar de allí al Louvre. Tardamos todo el día, y es que no parece un recorrido muy largo, pero con el calor, la hora de comer en medio y los ratos que necesitan los niños para descansar y airearse… Hicimos día completo. Eso sí, en el parque del Louvre se lo pasaron en grande.

Jugando en el parque del Louvre

El tercer día en París fuimos a ver NotreDame y cogimos el Batobus desde ahí para ver París desde el Sena. Aunque después recorrimos las orillas del Sena a pie porque para ir con niños pasear por el Sena es un planazo. Hay parques, buenas vistas, puestos para tomar algo… Fue el primer día que vimos la Torre Eiffel desde cerca. Se quedaron alucinados.

El último día en París, lunes,  era el día de ir a la Torre Eiffel. Sacamos las entradas semanas antes del viaje para entrar a las 12 de la mañana. Cuando llegamos no había fila, y enseñando la entrada pasamos directamente. Los niños estaban encantados. Hasta que César bajó del ascensor… ¡¡y le dio miedo andar sabiendo la altura que había!! Tuvo un rato en el que andaba como si estuviera en la luna. Pero subimos hasta arriba, miró la ciudad desde lo alto, y se le fue pasando esa primera impresión de cuando bajó del ascensor. Comimos dentro de la propia torre Eiffel, los niños lo que tenían de almuerzo y merienda, y nosotros un bocadillo que compramos. Hay una zona en la planta inferior con sillas y mesas y claro, con unas vistas magníficas.

De ahí pasamos a los Campos de Marte y nos fuimos a Los Inválidos, a ver la tumba de Napoleón. Ya habíamos estado pero es un lugar que impresiona, muy majestuoso.

Volvimos al apartamento y nos pusimos a recoger, que al día siguiente, salíamos para Disneyland.

¡¡Nos vamos a Disneyland París!!

Como somos así de tranquilos, no madrugamos, fuimos tranquilamente recogiendo, fuimos a buscar el coche al parking, y comenzamos el camino a Disney. En 45 minutos habíamos llegado a nuestro hotel Davys Crockket Ranch. En los hoteles Disney te dan entrada al parque desde el mismo momento que haces el check-in, aunque el bungalow/cabaña, nos la daban a partir de las 16h. Así que hicimos el check-in y nos marchamos al parque. Improvisando… llegamos a la hora de comer sin tener muy claro que queríamos empezar a ver, pero todo salió redondo.

Os contaré al detalle todo en un post aparte que hicimos cada día en Disneyland París y en otro todo lo que tenéis que saber para organizar el viaje ¡¡que de cosas!!, pero os diré que a los adultos nos gustó todo muchísimo más de lo que esperábamos. Ya sabéis que hay gente (adultos/padres) que dicen que ir a Disneyland París es una tortura, un cansancio máximo con los niños. A nosotros nos fue estupendamente y eso que finalmente fuimos solo con un carrito de bebé, y no con dos como pensamos inicialmente. Al ir en septiembre, poca gente, pocas filas, fuimos sin planificar, sobre la marcha, y muy bien. Todo muy bien organizado, el parque de Disneyland París es una pasada, los espectáculos increíbles, las atracciones muy bonitas… ¡¡Volveremos!! Nuestros hijos tienen ahora 6, 4 y medio año, así que ya hemos planificado volver en 5 años, cuando la bebé sea más o menos como los mayores ahora.

Viajar en familia, con niños tan pequeños a veces parece caótico, hay ratos de crisis, de cansancio… pero esos momentos se olvidan rápidamente, y realmente el recuerdo de este viaje ha sido impresionante.

Os dejo un pequeño vídeo de nuestro viaje a Disneyland París con los niños:

 

Un comentario en “Viaje a París en familia: nuestro viaje a París y Disneyland con los niños

  1. Ana martinez dice:

    Es un viaje que haremos seguro cuando la peque sea un poco más mayor!!! Y toda información es poca!!! Muy bien contado y los peques tienen una cara de felicidad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúas navegando, estás aceptando su uso. OK | Más info