Cambios en el cuerpo de la mujer tras los embarazos

BlogEmbarazo0 comentarios

No hay dos mujeres iguales ni dos embarazos iguales, pero es cierto que aunque veamos a las famosas salir del hospital estupendamente, el cuerpo de una mujer cambia tras el embarazo, poco o mucho, pero cambia. Es imposible evitar ciertos cambios, así que tenemos que cuidarnos durante el embarazo, ser conscientes de los cambios que nos esperan, y tras el embarazo intentar volver a llevar una vida saludable.

Os cuentos en que cosas cambia el cuerpo de una mujer tras los embarazos:

La tripa crece

Sí, la tripa crece, y cuando sale el niño no hace magia y desaparece al instante, puede que tarde unas semanas o unos meses en volver a como estaba antes. También pueden aparecer problemas en la zona abdominal como la diastasis. En mi caso la tripa prácticamente ha vuelto a la normalidad, tersa no está, pero poco a poco vuelve a ser plana (al menos tras el 1 y 2 embarazo), pero cero tono muscular.

Los órganos se quedan sin espacio

No sé como será la explicación más «científica», pero lo que quiero decir es que el niño ocupa mucho espacio en tu cuerpo, la tripa crece para hacerle hueco pero también golpea y desplaza otros órganos para ir haciendo sitio. Es normal que por ello tengas digestiones más pesadas, ardores o gases. En el segundo y tercer embarazo tuve ardores sobre todo al final del embarazo. Por eso recomiendan comer pocas cantidades varias veces al día para que las digestiones sean más sencillas.

En esta foto se ve perfectamente la línea alba

La piel

La piel del cuerpo en general mejora su luminosidad durante el embarazo debido a las hormonas. Pero en concreto ¿qué ocurre con la piel de la tripa? La piel de la barriga se estira, tanto tanto que por eso aparecen en ocasiones las estrías, y también aparece una línea negra llamada línea alba. En este artículo podréis ver un montón de cremas antiestrías para el embarazo.

Yo tenía estrías de antes del embarazo, y durante el embarazo solo me han salido un par muy chiquititas alrededor del ombligo. En cambio linea alba me ha salido en los tres embarazos, siendo muy notoria, y con el paso de los meses se me va yendo.

Ganas de comer

El apetito cambia durante el embarazo, yo no he tenido antojos, pero es cierto que he tenido preferencia por determinados sabores. También he tenido temporadas con más hambre, temporadas en las que el chocolate me llamaba sin parar… Al principio del embarazo también ocurre que dejas de tolerar ciertos alimentos por el sabor, la textura, el olor… te entran malas ganas, vómitos, etc. No sabes como te levantarás. Los hábitos de comer han de mantenerse si son buenos o mejorarse, hacer todas las comidas del día, con alimentos saludables. El libro de Julio Basulto «Mi mamá come sano» está genial para esta etapa.

Recordad también la importancia de los alimentos relacionados con la toxoplasmosis: evitar carne cruda, congelar el pescado, el jamón, lavar bien las verduras, etc.

Yo me veo rara la cara en estas fotos del final del embarazo

La cara

Quizá la cara es de lo que menos cambie o lo que más rápido vuelve a «su ser». Pero al final del embarazo la cara tiende a hincharse, incluso labios y ojos, seguro que habéis escuchado a gente decir «tienes cara de parir». Además durante los primeros meses de maternidad, cuando las horas de sueño son pocas, también aparecen ciertas ojeras, y por eso hay que mantener la piel cuidada.

Mantenerse activo hace que te encuentres mejor

Molestias varias

Debido al peso que aumentas por el embarazo (los kg del bebé y los tuyos), la posición que tenemos al dormir (que no suele ser muy cómoda), etc. Pueden surgir molestias como la ciática, que generalmente desaparecen tras el embarazo. Si te mantienes en forma, o al menos activa, te encontrarás mejor y con más energía, aunque cuando los dolores son fuertes de ciática, ni caminar puedes. Recordad: un buen fisio a tiempo te solucionará muchos problemas.

 

¿El cuerpo volverá a estar como antes del embarazo?

Tras mi experiencia de 3 embarazos os diría que sí puede quedarse como antes, pero cuesta esfuerzo y tiempo recuperarse, así que no queráis veros como antes justo tras la cuarentena, no os preocupéis y sobre todo cuidaros mucho. Tras el primer parto la tripa se me quedó estupenda enseguida, pero tarde varios meses en volver a mi peso. Tras el segundo embarazo la tripa me costó recuperarla más y me quedé con 2 kilos de regalo. Tras el tercer embarazo ya tengo que ponerme las pilas y hacer ejercicio para perder los últimos kilos que me quedan, pero poco a poco, quizá en la próxima operación bikini esté lista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúas navegando, estás aceptando su uso. OK | Más info